La agitada historia del periodismo escrito en el Huila

Delimiro Moreno Calderón

Resumen


La historia del periodismo escrito en el Huila comienza a mediados del siglo XIX, en 1853, cuando el hermano masón Salvador María Álvarez, en estricto sentido nuestro primer periodista, funda el semanario El Alto Magdalena, al que suceden “Huila” de José María Rojas Garrido y una gran cantidad de semanarios, quincenarios y otras publicaciones esporádicas, liberales y conservadoras, que agitaron con sus debates doctrinarios la vida intelectual de la provincia de Neiva durante ese brillante periodo de nuestra historia, muy bien descritos por los investigadores Jean Paul Ruiz Martínez y Cristian Salamanca Arévalo en sus valiosos estudios “La prensa decimonónica de la ciudad de Neiva”, y “La Ciudad hecha tinta o la tinta hecha ciudad”, aparecidos en el volumen 2 de la Historia Comprehensiva de Neiva, páginas 411 a 494. La prensa en esos tiempos servía para defender unas ideas, no para informar, -y aún deformar- como ahora.) Caída sobre el país la nefasta Regeneración a partir de 1886 y bajo la ruda dictadura de monseñor Esteban Rojas Tobar en el actual Huila, esa llama de la prensa ideológica se apagó y solo florecieron unos cuantos semanarios clericales y conservadores como las violentas hojas volantes contra los liberales, Triquitraques y Traquetriques, del padre jesuita Arango, en 1907. El pensamiento serio de Rojas Tobar se expresó sobre todo en su semanario Ecos del Vaticano que, iniciado en el siglo XIX, sobrevivió hasta los años 80 del siglo XX.

Palabras clave


historia; periodismo; huila; publicaciones

Texto completo:

PDF

Referencias


Entrevista con Misael García García, quien posee algunos ejemplares de este curioso diario.

Era paradójico. En la administración de Olga Duque no podían anunciar en el Diario las empresas oficiales (Industria Licorera, Lotería, etc.,) porque era inmoral que el diario de la familia de la Gobernadora recibiera publicidad. Y en el de Rojas Castro, no se le daba tampoco, porque era enemigo de la administración. ¡Todo era para las emisoras gobiernistas!

De modo que no ha sido una, sino dos veces las que el periódico ha sido arrendado, con resultado bien diverso. Con el primer arrendamiento, el periódico se fortaleció; con el segundo, se debilitó.




Copyright (c) 2019 Revista Academia Huilense de Historia

Academia Huilense de Historia - Centro Cultural y de Convenciones “José Eustasio Rivera Salas” - Carrera 5 No. 21-81 Piso 2 – Bloque 2 - Teléfono 8688738 - E-mail: info@academiahuilensedehistoria.org