Leonidas Lara, un visionario en el Valle de Laboyos (1891-1902)

Gabriel Calderón Molina

Resumen


La segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX, fue un período de la historia que dejó en el sur del Colombia profundas huellas que impactaron y siguen impactando la conciencia nacional. Primero, porque correspondió a la iniciación del proceso de incorporación de los territorios del Amazonas, Putumayo y Caquetá al proceso económico del país mediante la extracción de la quina y el caucho cuyas exportaciones pasaron en su momento a ocupar los primeros renglones en la generación de divisas en el país; segundo, por el despojo, los atropellos y la muerte a que fueron sometidos por la Casa Arana los pueblos indígenas que desde milenios atrás habitaban en paz las selvas de la amazonia colombiana y, tercero, porque en ese período se gestó lo que a comienzos del siglo XX se convirtió en la vergonzosa pérdida de la soberanía colombiana sobre los inmensos territorios que terminó por achicar el mapa nacional. Ninguno de estos acontecimientos dejaron de impactar al extremo sur del entonces Estado Soberano del Tolima, devenido en 1886 en Departamento del Tolima y que en 1905 sufrió el cercenamiento para dar origen al departamento del Huila. El extremo sur para de cualquiera de estas denominaciones fue y sigue siendo el Valle de Laboyos y las tierras de San Agustín y el resto de su entorno geo-económico.

Palabras clave


historia; exportaciones; colombia; país;

Texto completo:

PDF

Referencias


El hombre de LABOYOS corresponde a la castellanización del nombre de la tribu de los LA BOLLAS que Sebastián de Belalcázar encontró en la zona después de atravesar la Cordillera Central proveniente de Popayán en el año de 1538. La hacienda de San Juan de Laboyos ocupó gran parte de lo que ahora se denomina VaIIe de Laboyos y los actuales territorios de los municipios de San Agustín e lsnos.

Uno de los estudiosos de esos procesos fue el historiador Juan Friede en su libro Los Indios del Alto Magdalena (Vida. Luchas y Exterminio). 1609-1931.

Empresa peruana que a partir de 1986 ocupó extensos territorios del sur colombiano a orillas de los ríos Caquetá y Putumayo ante la indiferencia del gobierno colombiano y los misiones católicos que conocían de sus abusos.

Victíma de una tribu de antropófagos. Sus hermanos Elias y Enrique también tuvieron un fin trágico al fallecer en la selva por enfermedades tropicales.

INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA ECONÓMICA DE COLOMBIA. Editorial la Carreta, Novena Edición. Bogotá 1978. pág, 227-228

El original de esta escritura se encuentra en el Archivo Histórico de la Academia de Historia del Valle en la ciudad de Cali.

MARAVILLAS DE LA NATURALEZA. Editorial Kelly. Biblioteca Banco Popular. Tomo II. Bogotá 1970. Pág. 96.

LORENZO CUELLAR. Uno de los personajes más reconocidos por la historia de Pitalito como filántropo, cuyos cuantiosos bienes al fallecer en 1920 los repartió entre sus 16 sobrinos.

“Conviene hacer notar aquí que, al norte de la Lagunas de Santiago y La Magdalena, en un sitio conocido con el nombre de Cobaló, existen las rutinas de una fortaleza cuadrangular, hecha en piedra y tierra, que caracteriza lo que fue en esos tiempos el poder ofensivo y defensivo de las tribus guerreras de esa civilización”. NEIVA EN EL SIGLO XVII. Empresa de Publicaciones del Huila 1983.

La Partida de Matrimonio reza así. El suscrito Párroco certifica que en el libro 004 Folio 273, Número 0001 se encuentra la siguiente partida. “En la parroquia de San Antonio de Pitalito-Huila cumplidas la prescripciones canónicas, el infraesento cura párroco presencio el matrimonio que contrajo Lara Leonidas hijo de Grisela Lara con Borrero Borrero Mercedes hija de Jerardo Borrero) Josefina Borrero. Testigos Santos Palma y Manuel Rivera. Doy Fe. Abraham Castro Poro. OBSERVACIONES AL MATRIMONIO. “Los contrayentes manifestaron que tienen cuatro hijos llamados Luis Antonio, Amelia, Ignacio y Rómulo los cuales legitiman y han de llevar el apellido Lara. Así se hace constar para efectos legales (Fdo). Abraham Catro Poro. “Expedida a diciembre primero del dos mil cuatro en Pitalito, Doy fe Manuel Calderon N. (OLIVERO LARA, el quinto hijo, nació posteriormente a la fecha de su matrimonio).

Revista EL BRONCE (Publicada por Augusto Ángel Santacoloma). No. 21 de noviembre de 1969.

Con este nombre fue bautizado en Yaguará, según la partida que aparece en el libro bautismal Tomo 8 página 32 de la Parroquia.

Tomando la Genealogía de la Provincia de Neiva escrito por Francisco de Paula Plazas. Imprenta Departamental 1967. Pág. 147.

El acta de este matrimonio aparece en el Libro 8. Folio 199 de la parroquia de Santa Ana de Yaguará, ceremonia que presidió el Presbitero Agapito Castañeda. Fueron testigos: Cicerón Lara y Saturia Losada.

De acuerdo con las observaciones consignadas en la partida de Matrimonio de Leonidas Lara con Mercedes Borrero, Oliverio fue el único que nació después de efectuada la Unión matrimonial de estos en 1904.

Hijo de Miguel Molina, falleció en el año de 1925 en Pitalito y fue bisabuelo materno del autor de este trabajo.

Por escritura pública No 229 del 15 de febrero de 1873, de la Notaria del Circuito de Garzón, Sixto Durán en representación de su esposa y de los demás herederos del general José Hilario López, le hizo escritura a don Lorenzo Cuellar de las tierras de Isnos. La escritura fue registrada en el Circuito de Garzón el día 23 de febrero a la partida No 411. Folios 347 y 348 del Libro I de Registros (Dato tomado de Tiberio López M.. según cita que hace Carlos Ramón Repizo en su Libro El Valle de Laboyos – Ortografía. Hidrografía Historia – Editorial ABC 1989. Pág. 36).

Op. Cit. Pág. 102

Hijo de Libardo Rivas y nieto de César Rivas

Una copia de uno de esos contratos fue publicada en el libro Huellas de la Noche Larga en donde aparecen estas cláusulas (Págs. 21 y 22)

Abuelo materno del ex gobernador del Huila. Max Duque Palma

Documento: Homenaje de la “Asociación de Amigos de Pitalito a Ilustres Hijos del Municipio”. Compilación del doctor Laurermino Muñoz. Publicado con la colaboración del doctor Rafael Guzmán Muñoz.

Leonidas Lara fue encarcelado varias veces en Pitalito durante la guerra de los Mil Díaz. En una de esas compartió celda con José Aniceto Calderón Perdomo y como le sucedió a Ricaurte López, le tocó traer agua en un burro desde el río Guarapas para los demás presos y lavar los platos de la cárcel.




Copyright (c) 2020 Revista Academia Huilense de Historia

Academia Huilense de Historia - Centro Cultural y de Convenciones “José Eustasio Rivera Salas” - Carrera 5 No. 21-81 Piso 2 – Bloque 2 - Teléfono 8688738 - E-mail: info@academiahuilensedehistoria.org